Cargando.. por favor espere...

Contemplando nuestra vida teatina a la luz de la Pascua 2020

  Pascual

May 03 2020

Actualidad

Compartir desde:
Facebook

Twitter

Pinterest
Homilía del Padre General en la Vigilia Pascual, 11.04.20
(síntesis)
En la noche santa de la Resurrección del Señor, el Superior General, R.P. Salvador Rodea González, CR, se dirigió a la comunidad religiosa de Sant’Andrea della Valle, para mencionar los valores que nos comunican las lecturas de la Palabra de Dios. .
También se refirió a las verdades contenidas en la misma noche en la que todos compartimos nuestras experiencias del Resucitado.
En esta perspectiva, el contexto de restricciones impuestas por el gobierno a la posibilidad de moverse y llevar a cabo ciertas actividades ha influido mucho en la forma en que la comunidad está preparada para vivir esa liturgia particular de la Vigilia Pascual.
Un buen momento para recordar cuáles son los dones que todos aportan a la vida fraterna en común. Regalos, características personales, que se vieron reflejados en la forma en que la comunidad satisfizo las necesidades que surgieron con la emergencia de salud. Por lo tanto, de la experiencia de estos días, la luz que guía cada uno de nuestros próximos días debe ser preservada.
Homilía del Padre General en el II Domingo de Pascua, denominado «de la Divina Misericordia», 19.o4.20

El pasaje del Evangelio continúa hablando de Tomás, que no cree si no ve. Pero por una vez dejamos solo al pobre Tomás y tratamos otro tema: el domingo como día de celebración y descanso para los cristianos. De hecho, el evangelista nos presenta las dos apariciones del Señor resucitado a los apóstoles en el aposento alto, ambas en el «primer día después del sábado» como el prototipo de la asamblea dominical de la Iglesia.

El domingo nace con la Resurrección de Cristo. Jesús se levanta en el «primer día después del sábado». Ese mismo día, hacia la noche, Jesús se aparece a los discípulos reunidos en el aposento alto y les da su Espíritu y su paz. Para los cristianos, este día se convirtió por excelencia en «el día del Señor» y dado que en latín el Señor se llama «Dominus», el día del Señor (dies [dominica], dominus) se llama Domingo. En este día, los creyentes se reúnen; Jesús entra con ellos «a puerta cerrada», es decir, no desde afuera, sino desde adentro, en la Eucaristía; les da paz a los discípulos y al Espíritu Santo; En comunión, los discípulos tocan, o más bien reciben, su cuerpo herido y resucitado y proclaman su fe en él.

Cuando el cristianismo, después de Constantino, se convirtió en la religión dominante, el domingo tomó el lugar del sábado judío, como un día civil, y dio su nombre al primer día de la semana que hasta entonces se llamaba «día del sol». (Este nombre se ha conservado en los países anglosajones: el domingo inglés y el alemán Sonntag, de hecho, significa «día del sol»).

Para los cristianos, el tercer mandamiento de Dios se aplica ahora al domingo: «Recuerde santificar las fiestas».

En estos días de Pascua, la liturgia nos hizo presenciar el nacimiento de la fe de Pascua. A través de la historia de las apariciones del Resucitado, hemos visto renacer la fe y el amor en él en los discípulos de Jesús, desanimados y dispersos: la resurrección ha generado fe.

Hoy, si sabemos leer la Palabra de Dios, podemos ir un paso más allá y presenciar el nacimiento de la comunidad pascual, la que tendrá que mantenerse despierta y anunciar la fe en la resurrección de Cristo hasta su regreso.

Esta primera comunidad se nos presenta en el Evangelio: los once apóstoles se reunieron ocho días después de la Pascua. La historia de Tomás tiene un significado preciso para el evangelista San Juan. Está encerrado en esas palabras de Jesús: «Bienaventurados los que, sin haber visto, creerán». Esta palabra es tomada por el apóstol Pedro en la segunda lectura de hoy. A las primeras comunidades cristianas de la diáspora escribió: «Lo amas incluso sin haberlo visto, y ahora, sin verlo, cree en él». Nació la comunidad cristiana del futuro: la que ama, cree y anuncia a Jesucristo y su resurrección, incluso sin haberlo visto con los ojos del cuerpo. Los Hechos de los Apóstoles, en la primera lectura, nos han descrito un poco más de cerca esta primera comunidad nacida del anuncio de la resurrección después de Pentecostés: «Eran asiduos al escuchar las enseñanzas de los apóstoles y en la unión fraterna, en fracción del pan y en oración … »(Hechos, 2, 42-47).

Cuando escuchamos estas cosas, regresamos espontáneamente con nuestros pensamientos a los orígenes de la Iglesia y surge en el alma una sensación de ternura y nostalgia, como cuando el recuerdo de la infancia feliz resurge en una persona. Pero está mal. Todo esto no es una realidad del pasado, terminó cuando la temporada de su infancia terminó para el adulto. Es una realidad del presente. Esa asamblea de discípulos ocho días después de la Pascua, en la que el Resucitado se hizo presente, dio su paz y les confirmó su resurrección, nunca ha cesado en estos veinte siglos de la vida de la Iglesia. Continúa en la asamblea eucarística y dominical que estamos celebrando.

Todos los días e incluso con una comunidad dominical es ese «octavo día después de Pascua» en el que los discípulos se reunieron en casa. Por supuesto, esto nos obliga a profundizar la comparación entre nuestras asambleas eucarísticas y dominicales y la primera asamblea.

El marco externo es básicamente el mismo. Nosotros también estamos reunidos aquí, «el primer día después del sábado», para escuchar las enseñanzas de los apóstoles; estamos reunidos en la aldea de pan y en oración común. Nosotros también escucharemos el saludo del Señor resucitado que dice «La paz sea con ustedes». No lo veremos en persona, no pondremos nuestro dedo en su costado como lo hizo Tomás; se hará presente a través de su palabra y su sacramento. Pero él mismo dijo que creer en él así, sin verlo materialmente, es mejor para nosotros.

¿Podemos entonces decir que nuestras asambleas no son de ninguna manera diferentes a las de la época de los apóstoles? Lamentablemente no! Había algo en esas asambleas que ya no hacemos hoy, al menos normalmente. Había amor fraternal y alegría. Quienes se reunieron tenían todo en común, no solo «el corazón y el alma», sino también las necesidades, los bienes, las comidas (primera lectura). Se dieron cuenta de una verdadera comunión fraterna y por esta misma razón estaban de alegría: «Estás lleno de alegría», observó San Pedro con la complacencia del pastor (segunda lectura). Y fue en esta comunión y en esta alegría que el Resucitado se hizo presente y reconocible por los discípulos, cada vez, y los discípulos se sintieron regenerados a una esperanza viva (segunda lectura). Fue una asamblea viva en la cual nos reconocimos como discípulos del mismo Señor y como hermanos. De allí salimos tonificados y listos para reanudar la fatiga diaria. Tertuliano recogió la impresión que despertaron en los paganos al salir de sus reuniones: «¡Miren, dijeron, cómo se aman!».

¿Qué nos falta para lograr esto? ¿Por qué nos encontramos juntos sin estar alegres y separados sin arrepentimiento y sin ningún cambio real en nosotros? ¿Por qué nadie puede decir, al vernos salir de la Iglesia en Piazza Vidoni: «Miren a estas personas como están alegres y cuánto se aman»?

Parte de la culpa está quizás en la forma en que se organizan nuestras asambleas dominicales: demasiado numerosas, heterogéneas y anónimas, muy poco espontáneas y creativas. De este lado, es de esperar que el Espíritu Santo ayude a la Iglesia a renovarse aún más valientemente e inventar formas más apropiadas para los tiempos. Lo que ya está sucediendo en parte.

Pero también hay que decir que todo tipo de asamblea fallará en el propósito, si no cambiamos a quienes lo formamos, si no salimos de nuestro individualismo que no nos permite abrirnos realmente a los demás, sentir un corazón y una alma. , sentir solidaridad y hermanos entre nosotros, si en la iglesia tenemos miedo incluso de abrir bien la boca y alzar la voz para rezar juntos, diciendo el «Padrenuestro» o nuestro «Amén».

¿Qué podría ser de nuestro estar juntos todos los días o todos los domingos alrededor de la mesa de la Palabra y el pan, en un mundo cada vez más necesitado de comunicación y cada vez más afectado por la incapacidad de comunicarnos? Se ha escrito que «solo el amor es creíble ». Quizás ni siquiera sea exacto. Solo la comunidad de hoy es creíble; solo un amor fraternal que se convierte en comunidad realmente da testimonio del Evangelio.

Ocho días después de la Pascua, los discípulos estaban en casa cuando Jesús vino a puerta cerrada, se detuvo entre ellos y dijo: «¡La paz sea con ustedes!». Incluso ahora, en nuestra asamblea, Jesús viene, se para entre nosotros y nos da su paz. Nosotros, con Tomás, lo reconocemos como nuestro Señor y nuestro Dios. Oremos para que nos haga una verdadera comunidad unida en su nombre.

Jesús, o lo entendemos desde la cruz o no lo entendemos en absoluto, es la prueba del trabajo que todos estamos experimentando en estos días de pandemia: ¡cuántos están enojados con Dios o le parece que todas las certezas están cayendo! Todo esto lleva la firma de Jesús: vino a cumplir la Ley y hacer todas las cosas nuevas, no para acariciar la espalda y sonreír aquí y allá. La cruz es el lugar donde el amor que Jesús (y toda la Trinidad) tiene por nosotros se ha manifestado completamente: me pones en la cruz y no dejo de amarte, me matas pero mi amor es más fuerte que el muerte. El Resucitado nos hace entender la pasión y la pasión nos ayuda a entender al Resucitado, si uno falta, el otro ya no está allí.

A partir de esto, observamos nuestra vida, la aparición del virus, los problemas económicos, pero también las cosas bellas, los afectos, la vida que nos han dado. Cada una de nuestras cruces se explica por la cruz de Jesús y, al mismo tiempo, es una experiencia de resurrección. Solo las experiencias de esta magnitud transforman el corazón y hacen grandes elecciones, solo así se explica el entusiasmo y la fuerza profética de las primeras comunidades.