Cargando.. por favor espere...

Profesión Perpetua de una Religiosa Teatina en Sant’Andrea della Valle

  Pascual

Oct 24 2020

Actualidad

Compartir desde:
Facebook

Twitter

Pinterest

En estos días, en los cuales la silueta escueta y pequeña de la Venerable Sor Úrsula Benincasa se pasea por los andurriales de la memoria, en modo que no podemos menos que recordar su tránsito al cielo, que tuviera lugar el 20 de octubre de 1618, las Religiosas Teatinas de la lnmaculada Concepción vivieron con gozo la incorporación definitiva a su Congregación de Sor Chantal T. Ouédraogo, RR.TT., quien es originaria de Burkina Faso.

La ceremonia se llevó a cabo el sábado 17 de octubre de 2020, dentro de la Santa Misa, en la Basílica de Sant’Andrea della Valle.

La Eucaristía fue presidida por nuestro Prepósito General, Rvdmo. P. Salvador Rodea González, C.R. Por su parte, la Madre General de las Religiosas Teatinas, Sor Francisca Gil, RR.TT, recibió en sus manos la profesión de Sor Chantal. Una portentosa escuadra de concelebrantes hizo gala de comunión sacerdotal, religiosa y cultural, en un ambiente litúrgico matizado por ritmos típicamente africanos  y música italiana, dándose cita los idiomas que identificaban a todos los presentes: italiano, francés, español y moore. Indudablemente, la calidez de las hermanas de Sor Chantal se manifestó fervorosamente en el coro constituido “ad hoc”, del cual tomaron parte algunos juniores del Colegio Internacional Teatino “San José María Tomasi”, de Roma.

Sor Chantal ha emitido sus votos perpetuos bajo el lema: “Imitate quanto potete le virtù della Beata Vergine, soprattutto la sua grande carità, sia per amare Dio che per amare il prossimo (Suor Orsola Benincasa)”. También dedicó a los presentes, especialmente al Padre General de los Teatinos, a la Madre General de las Teatinas y a Sor Rosa Maria Esteban, RR.TT., Superiora Provincial de las Teatinas de España, un emotivo agradecimiento. Palabras programáticas que concluyeron una solemne y digna celebración. “Dio provvidente, meraviglioso dono è il tuo Amore. Mi dono senza riserve nelle tue mani. Grazie per aver riempito la mia vita”, proclamó con sobriedad y gozo nuestra querida hermana teatina, al término de la Eucaristía.