Cargando.. por favor espere...

Reapertura de la Basílica de Sant’Andrea della Valle después de las restricciones de la emergencia sanitaria

  Pascual

May 25 2020

Actualidad

Compartir desde:
Facebook

Twitter

Pinterest

Paulatinamente, la eterna Roma comienza a retomar su ritmo vital, después de dos meses, más o menos, en los cuales el confinamiento en los hogares y las restricciones a los desplazamientos urbanos y regionales marcaron el compás de la emergencia sanitaria que se determinó como consecuencia de la pandemia de coronavirus.
En fechas escalonadas, a partir del 4 de mayo de 2020, el gobierno italiano ha concedido que se vuelvan a reiniciar distintas actividades que estaban paralizadas. El proceso seguirá hasta las primeras semanas de junio.
Entre las actividades que han comenzado de nuevo, podemos señalar la celebración de la Santa Misa en los templos de Italia.
Luego de la firma de un Protocolo entre la Conferencia Episcopal Italiana y el gobierno de la República Italiana, para aplicar el último Decreto del Presidente del Consejo de Ministros, este 18 de mayo de 2020 se pudieron abrir de nuevo las puertas de las iglesias italianas, para que los fieles puedan participar de la Eucaristía cotidianamente y comulgar con el Cuerpo de Cristo de un modo sacramental e inmediato.
Claro está, se deberán tener en cuenta los recaudos oportunos de distancia entre las personas, capacidad del edificio para acoger una cantidad de fieles que no produzca aglomeraciones, usar mascarillas y guantes, alcohol y afines. En nuestra Basílica de Sant’Andrea della Valle se dio comienzo a esta nueva etapa de actividades, estableciendo de común acuerdo con la parroquia a la que pertenecemos, San Biagio e San Carlo ai Catinari, que la Santa Misa será celebrada a las 19:00 h. Por lo pronto, la respuesta de los fieles fue más que aceptable.
Al respecto, cabe acotar, que más allá de la misa de horario, el primer día de apertura, el lunes 18 de mayo, a las 17:00 h, se dieron cita en nuestro templo los embajadores de distintos países latinoamericanos, acreditados ante la Santa Sede, para ofrecer la Eucaristía por sus naciones y por el mundo entero.
Quiera el Señor renovar continuamente nuestra comunión eclesial, para ser testigos fieles de la unidad de su Cuerpo Místico!!!