«Vamos a crear comunidad… Seamos teatinos en camino»: IV carta circular del prepósito general a todos los miembros de la Orden de los Clérigos Regulares (Teatinos)

Con ocasión de la fiesta de san Andrés Avelino, este 10 de noviembre de 2015, nuestro prepósito general, reverendísimo padre Salvador Rodea González, C. R., envió su IV carta circular, dirigida a todos los miembros de la Orden de los Clérigos Regulares (Teatinos). La invitación que nos hace nuestro padre general puede resumirse, a modo de lema, en una frase programática: «Vamos a crear comunidad… Seamos teatinos en camino». Es una apelación fuerte a no quedarse empantanados en la nostalgia y la palabrería, y, en cambio, a poner en práctica lo que es esencialmente nuestro: la reforma de la Iglesia –que comienza por nuestra reforma personal, a la luz de nuestro Carisma y nuestra Espiritualidad– y la vida fraterna en común, sabiendo que no es una tarea de rápida ejecución, que, más bien, nos llevará un largo trecho de nuestra vida.
Por eso, tenemos que pensarnos en camino. En camino hacia un futuro teatino digno, hacia una renovación profunda de nuestro modo de pararnos frente a nuestra realidad religiosa y social. En camino, por lo tanto, hacia el reino de Dios, tal como lo sintieron –y vibraron hasta la médula con ello– Juan Pedro Carafa y san Cayetano.
Por lo tanto, dejamos escritos en este espacio algunos párrafos de la IV carta circular de nuestro prepósito general. Sean de meditación y, sobre todo, de motivación para poner en práctica su contenido.

La Orden de los Clérigos Regulares Teatinos nace con un objetivo: es la Reforma de la Iglesia. Como regla de vida son los Santos Evangelios. Esta frase que hoy hago presente de Avelino está tomada del Evangelio, conocía la Sagrada Escritura, conocía muy bien que era la regla de vida de todo cristiano y a sus dirigidos no dejaba de exhortarlos a vivirlo. Pero su mejor exhortación era su misma vida.
Otra característica esencial de nuestra Orden teatina es la confianza Plena en la providencia de Dios. Nuestros primeros hermanos nos dieron testimonio claro de vivirlo, en común y del común, inspirado en la primitiva comunidad apostólica. En esta comunidad tenemos un gran compromiso: Ser fraterno. Y san Andrés Avelino dice que «deja de ser bueno quien no procura ser mejor». En la comunidad debemos aplicarlo todos los días. Dejemos de hablar y escribir mucho, mejor vamos a crear comunidad […]
Hermanos, tomemos decisiones porque la vida está tomando decisiones por nosotros. Hoy, al recordar en este día a uno de nuestros grandes hermanos que nos exhorta con su vida a imitar a Cristo, también les pido que tomemos la actitud de acción, de cambio. Tenemos una gran responsabilidad, lo que nos heredaron nuestros hermanos desde la fundación de esta Orden, nuestro carisma y espiritualidad en la Iglesia y para la Iglesia.
[…] Sé que estamos comprometidos unos más otros menos, los menos, mirémoslos con caridad, son nuestros hermanos. Unidos en la oración. Seamos teatinos en camino.
Un abrazo,

P. Salvador Rodea González, C. R.
Prepósito general

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *