Triduo en honor de san Andrés Avelino

El mes de noviembre trae a la memoria teatina –además de los cumpleaños de algunos hermanos, o bien sus onomásticos– la celebración del tránsito de san Andrés Avelino, acaecido el 10 de noviembre de 1608. Por eso, para ir degustando la fiesta de un santo de las características olímpicas del egregio teatino de Castronuovo, nuestros hermanos, los padres Ambrosio Cots Dorca y Juan Roberto Orqueida, CC. RR., han diseñado un triduo de preparación para festejar al santo viejo.

Para que pueda ser un instrumento en manos de todos los que quisieran hacer uso de él, a continuación publicamos dicho Triduo.

Triduo de preparación a la fiesta de san Andrés Avelino

1. Es muy frecuente que el pueblo fiel exprese su veneración a los santos y santas por medio de la devoción de un determinado santo, ya sea para pedir una gracia especial, o para honrar al santo en alguna fiesta suya, realizar un triduo o una novena (o, por supuesto, variantes de estas, que solo son las devociones más habituales).

2. Nosotros como familia religiosa teatina, queremos unirnos a esta bella práctica religiosa venerando a nuestros hermanos mayores, recordando hechos sobresalientes de sus vidas que hoy nos permita renovar la fe y dar impulso a nuestra consagración teatina.

3. El material de este triduo están dividido en tres días, cada uno con una temática que permita iluminar la realidad actual con la vida de san Andrés Avelino; a su vez cada día consta de un «Rito de Introducción», «Rito de la Palabra», –compuesto por textos bíblicos y una breve lectura hagiográfica, y un «Rito de conclusión»–.

4. Cada comunidad puede adaptar los contenidos según su mentalidad o conveniencia.

5. La modalidad que proponemos para celebrar el triduo de preparación a la fiesta de san Andrés Avelino puede variar según las circunstancias y el modo que se elija celebrarlo, según lo que consideramos a continuación:

Celebración con el pueblo

6. En el caso de que se haga un acto especial, es decir, por ejemplo en el marco de una adoración eucarística, pueden aprovecharse los esquemas que se ofrecen.

7. Si el triduo se lleva a cabo en la celebración de la Eucaristía, y si el calendario litúrgico lo permite, lo más adecuado es utilizar cualquiera de los formularios «Por diversas circunstancias» del misal, e incluso su leccionario correspondiente, y orientar la homilía según el tema o núcleo que se pone de relevancia al inicio de cada día. Concluida la celebración con la «Oración para después de la Comunión» y omitiéndose el rito introductorio y una parte del rito de la Palabra, que presenta el triduo, se pasa a la lectura hagiográfica y se prosigue como viene propuesto. Se concluye con la bendición impartida por el sacerdote que presidió la Eucaristía y el correspondiente saludo de despedida. Sería oportuno que en este momento se pudiera dar a venerar la reliquia del Santo.

Celebración en la comunidad

8. Si el triduo se celebrará en el marco de la Liturgia de las Horas, entonces se realizará antes, o a continuación, pero nunca se hará dentro del rezo de cualquiera de las Horas Canónicas, sino que lo más adecuado es respetar el sentido y el desarrollo de cada celebración sin mezclar sus contenidos.

Primer día

«Es la vida de ustedes la que debe hablar, una vida en la que se trasparenta la alegría y la belleza de vivir el Evangelio y de seguir a Cristo».
De la carta apostólica de papa Francisco a todos los consagrados con ocasión del Año de la Vida Consagrada (21 noviembre 2014) II, 1.

Rito introductorio
Antífona

“El que quiera salvar su vida la perderá;
pero quien pierda su vida por mí la salvará”, dice el Señor. (Lc 9,24Lc 9,24
Spanish: Biblia Dios Habla Hoy - DHH

24 Porque el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por causa mía, la salvará.p

WP-Bible plugin
.)

Luego del canto o recitación de la Antífona, mientras nos hacemos la señal de la cruz, se dice:
℣. Dios mío, ven en mi auxilio.
℟. Señor, date prisa en socorrerme.
Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo,
como era en el principio, ahora y siempre
y por los siglos de los siglos. Amén.

Enunciado de la jornada

Comenzamos (comienzo) el primer día de este triduo en honor de san Andrés Avelino, para pedir por su intercesión la gracia especial de vivir la alegría de la consagración.

Rito de la Palabra de Dios
Primera Lectura

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los cristianos de Roma
(12, 1-2)
Hermanos, yo los exhorto por la misericordia de Dios a ofrecerse ustedes mismos como una víctima viva, santa y agradable a Dios: este es el culto espiritual que deben ofrecer. No tomen como modelo a este mundo. Por el contrario, transfórmense interiormente renovando su mentalidad, a fin de que puedan discernir cual es la voluntad de Dios: lo que es bueno, lo que le agrada, lo perfecto.
Palabra de Dios.

Salmo responsorial

Salmo 62, 8-9

℟. Exulto de alegría en tu presencia, Señor.

℣. Te bendeciré, Señor, mientras viva
y alzaré mis manos en tu Nombre.
Mi alma quedará saciada como un manjar delicioso,
y mi boca te alabará con júbilo en los labios. ℟.

℣. Veo que has sido mi ayuda
y soy feliz a la sombra de tu alas.
Mi alma está unida a ti,
Tu mano me sostiene. ℟.

Segunda lectura. Lectura hagiográfica

Carta de san Andrés Avelino a uno de nuestros predicadores, fechada en Nápoles, el veintiséis de octubre de mil seiscientos siete.

Carta 631, en Lettere scritte dal glorioso Sant’Andrea Avellino (Roma – Napoli 2007) II, 629-630.

Yo amo más que a mí mismo nuestra Orden y por consecuencia a todos nuestros padres y hermanos, que son miembros útiles, entre los cuales se encuentra Vuestra Reverencia, el cual se desvive para la gloria de Dios y utilidad de las almas y camina por el camino estrecho, que nos conduce a la vida eterna: Me conduelo, que todos los religiosos… han encontrado la puerta y el camino estrecho, pero de que pocos entran, seamos nosotros de estos poquísimos, como fueron los fundadores de nuestra Congregación… Le plazca a Dios, que nosotros estemos entre estos pocos seguidores de nuestros fundadores imitadores de Cristo, el cual nos exhorta a que entremos por la puerta estrecha… Por esta entramos y enseñamos a los otros a entrar, primero con los hechos y después con las palabras.

Silencio o breve reflexión
Invocación

Glorioso san Andrés Avelino, a ti que has encontrado y vivido la verdadera alegría en consagrar tu vida en nuestra Orden, te pedimos que nos ayudes en este momento de nuestra historia a vivir nuestra consagración con la alegría de la esperanza, viviendo en común y del común, poniendo mancomunadamente todo los que somos y tenemos, para encontrar en la vida fraterna el regocijo que el Señor nos invita a compartir. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Rito conclusivo
Padre Nuestro
Oración

Dios, Padre misericordioso, que colmaste de tus dones a san Andrés Avelino, y lo hiciste progresar cada día en el amor hacia ti y hacia el prójimo, con la transparencia de la alegría y la belleza de vivir el Evangelio, concédenos la gracia de vivir convencidos de nuestra consagración, para que podamos con fidelidad seguir a Cristo y servir a la Iglesia. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Jaculatoria

℣. Glorioso san Andrés Avelino.
℟. Ruega por nosotros.

Conclusión

℣. Bendigamos al Señor.
℟. Demos gracias a Dios.

Segundo día

«Jesucristo, nos enseña a ser santos. En el Evangelio nos muestra el camino: el camino de las Bienaventuranzas (cf. Mt 5, 1-12Mt 5, 1-12
Spanish: Biblia Dios Habla Hoy - DHH

5 III. SERMÓN DEL MONTE a 1 Al ver la multitud, Jesús subió al monte y se sentó.b Sus discípulos se le acercaron, 2 y él comenzó a enseñarles diciendo: La dicha verdadera c 3 “Dichosos los que reconocen su pobreza espiritual,d porque suyo es el reino de los cielos.e 4 “Dichosos los que sufren,f porque serán consolados.g h 5 “Dichosos los humildes, porque heredarán la tierra que Dios les ha prometido.i 6 “Dichosos los que tienen hambre y sedj de justicia,k porque serán satisfechos.l 7 “Dichosos los compasivos, porque Dios tendrá compasión de ellos. 8 “Dichosos los de corazón limpio,m porque verán a Dios. 9 “Dichosos los que trabajan por la paz,n porque Dios los llamará hijos suyos. 10 “Dichosos los perseguidos por hacer lo que es justo,ñ porque suyo es el reino de los cielos. 11 “Dichosos vosotros, cuando la gente os insulte y os maltrate, y cuando por causa mía digan contra vosotros toda clase de mentiras.o 12 ¡Alegraos, estad contentos, porque en el cielo tenéis preparada una gran recompensa!p Así persiguieron también a los profetas que vivieron antes que vosotros.q

WP-Bible plugin
). Ésta es la vida de los santos: personas que por amor a Dios no le pusieron condiciones a Él en su vida».
Ángelus de todos los Santos, Roma, 1° noviembre 2013

Rito introductorio
Antífona

Sean santos, porque yo soy santo, dice el Señor. (Lv 11, 44Lv 11, 44
Spanish: Biblia Dios Habla Hoy - DHH

44 porque yo soy el Señor vuestro Dios. Vosotros debéis purificaros completamente, y ser santos porque yo soy santo.c No os hagáis impuros con ningún animal que se arrastre por la tierra.

WP-Bible plugin
)

Luego del canto o recitación de la Antífona, mientras nos hacemos la señal de la cruz, se dice:
℣. Dios mío, ven en mi auxilio.
℟. Señor, date prisa en socorrerme.
Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo,
como era en el principio, ahora y siempre
y por los siglos de los siglos. Amén.

Enunciado de la jornada

Damos inicio queridos hermanos al segundo día de este triduo en honor de san Andrés Avelino, para pedir por su intercesión la gracia especial de santificarnos en nuestra Consagración.

Rito de la Palabra de Dios
Primera Lectura

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los cristianos de Tesalónica
3, 13; 5, 23
Hermanos, que el Señor les conceda crecer cada vez más en el amor mutuo y universal, como el que nosotros tenemos por ustedes; y fortalezca sus corazones para que puedan presentarse santos e inmaculados ante el Dios de la paz para que él los santifique completamente; los conserve íntegros en espíritu, alma y cuerpo, e irreprochables cuando venga nuestro Señor Jesús con todos sus santos.
Palabra de Dios.

Salmo responsorial

Salmo 83, 5
℟. Felices los que se refugian en ti, Señor.

℣. Felices los que habitan en tu casa:
alabándote siempre!
Felices quienes tienen su refugio en ti.
Aquellos cuyo corazón te alaban. ℟.

℣. Porque el Señor es sol y escudo,
Dios concede gracia y gloria;
el Señor no niega sus bienes
a los de conducta intachable. ℟.

Segunda lectura. Lectura hagiográfica

Carta de san Andrés Avelino al arzobispo de Nápoles, Paolo cardenal Burali D’Arezzo.

Carta 60, Lettere scritte dal glorioso Sant’Andrea Avellino (Roma – Napoli 2007) I, 147-149.

Monseñor mío sé, que Usted crea fehacientemente, que le amo de corazón (como Dios es testigo) y amándolo, no puedo más que desearle todo el bien; el mayor bien que puedo desearle es el verdadero conocimiento de Dios, en esto consiste nuestra felicidad.
Le amo, V.S.I. porque Ud. ha dejado la vanidad del mundo y buscar complacer a Dios, [que es] suma verdad. Dejaré entonces otros amores y amaré este mi Dios, tan bueno, tan sabio y tan potente y al cual solo escucharé, porque del conocimiento nace el temor y amor a Dios, de donde procede todo nuestro bien. Estemos atentos entonces en la humildad y a la pureza del corazón, y adquiriremos el conocimiento de Dios, ya que del conocimiento nacerá el temor y el amor, del amor al sosiego y tranquilidad de ánimo, ésta es la mayor felicidad que en la tierra se pueda haber y esta deseo a V.S.I. a la cual amo y deseo servirle con todo el corazón.

Silencio o breve reflexión
Invocación

Glorioso san Andrés Avelino, tú que te has consagrado al Señor en la vida teatina, haz que todos nosotros, consagrados por el Bautismo y nuestra profesión religiosa, nos esforcemos por imitarte a ti, como tú has imitado al Señor Jesús, Santo entre los santos, siguiendo así el mandato divino: «Sean santos, porque yo soy santo, dice el Señor». Por el mismo Cristo, nuestro Señor.

Rito conclusivo
Padre Nuestro
Oración

Dios nuestro, que has concedido san Andrés Avelino sacerdote de elevarse hacia la santidad por medio del voto heroico de progresar cada día en la virtud, concédenos que, por su intercesión, podamos crecer en Cristo nuestra cabeza, para entrar así en el reino de tu gloria. Por Cristo, nuestro Señor.

Jaculatoria

℣. Glorioso san Andrés Avelino.
℟. Ruega por nosotros.

Conclusión

℣. Bendigamos al Señor.
℟. Demos gracias a Dios.

Tercer día

«No se puede perseverar en una evangelización ferviente si no se está convencido, por experiencia propia, de que no es lo mismo haber conocido a Jesús que no conocerlo, no es lo mismo caminar con Él que caminar a tientas, no es lo mismo poder escucharlo que ignorar su Palabra, no es lo mismo poder contemplarlo, adorarlo, descansar en Él, que no poder hacerlo.»
Evangelii Gaudium, 266.

Rito introductorio
Antífona

Vayan por todo el mundo proclamando la Buena Noticia. (Mc 16, 15Mc 16, 15
Spanish: Biblia Dios Habla Hoy - DHH

15 Y les dijo: “Id por todo el mundo y anunciad a todos la buena noticia.h

WP-Bible plugin
)

Luego del canto o recitación de la Antífona, mientras nos hacemos la señal de la cruz, se dice:
℣. Dios mío, ven en mi auxilio.
℟. Señor, date prisa en socorrerme.
Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo,
como era en el principio, ahora y siempre
y por los siglos de los siglos. Amén.

Enunciado de la jornada

Al dar inicio a este tercer día del este triduo en honor de san Andrés Avelino, queremos pedir por su intercesión la gracia especial de proclamar con una vida coherente la Buena Noticia de Jesús.

Rito de la Palabra de Dios
Primera Lectura

Lectura de los Hechos de los Apóstoles. 20, 19-20, 24. 32
Hermanos, he servido al Señor con toda humildad, con lágrimas y en todas las pruebas. No he dejado de hacer todo lo que pudiera ser útil: les prediqué y les enseñé tanto en público como en sus casas. Pero poco me importa la vida, con tal de completar mi carrera y el ministerio que recibí del Señor Jesús: anunciar la Buena Noticia de la gracia de Dios. Los encomiendo al Señor y al mensaje de su gracia, que tiene poder para hacerlos crecer y otorgar la herencia a todos los consagrados.
Palabra de Dios.

Salmo responsorial

Salmo 116

℟. Anunciare tu nombre, Señor, a mis hermanos.

℣. Alaben al Señor, todas las naciones,
Aclámenlo, todos los pueblos. ℟.

℣. Pues grande es su amor con nosotros,
La fidelidad del Señor es eterna. ℟.

Segunda lectura. Lectura hagiográfica

Carta de san Andrés Avelino al padre Francesco Fasano, clérigo regular, del 20 de enero de 1689.

Carta 301, Lettere scritte dal glorioso Sant’Andrea Avellino (Roma – Napoli 2007) I, 456-457.

Te diré… que… como verdadero mensajero del Señor, que viene habitar en tu alma… no quieras considerarte mejor o más que los otros, si bien fuiste adornado de todas las gracias y virtudes; porque todo nuestro bien es de Dios […] En todas las cosas que debas hacer: primero haz un poco de oración y ofrece al Señor todos tus pensamientos, palabras y todas tus obras, y no tengas los ojos en designios humanos que quitan mérito a tus fatigas, por esto huye de la vanagloria y de la ostentación, que son veneno, que dan la muerte a todas las obras buenas… Busca solamente la gloria de Dios y la salud de las almas.

Silencio o breve reflexión
Invocación

Glorioso san Andrés Avelino, tú que, siguiendo a Jesús, te has hecho también maestro de humildad, concédenos la gracia de ser también nosotros contados entre los discípulos del Señor, no sólo de nombre, sino con los hechos, y con toda nuestra vida dar testimonio de aquél que nos enseñó que el fundamento del amor es la humildad. Por Cristo, nuestro Señor.

Rito conclusivo
Padre Nuestro
Oración

Dios todopoderoso y eterno, que enviaste a tu Hijo Jesucristo para que nos comunicara la Buena Noticia de la salvación, concédenos por medio de san Andrés Avelino, intrépido mensajero del amor, la gracia de ser siempre anunciadores de la Buena Nueva de tu Hijo. Por el mismo Cristo, nuestro Señor.

Jaculatoria

℣. Glorioso san Andrés Avelino.
℟. Ruega por nosotros.

Conclusión

℣. Bendigamos al Señor.
℟. Demos gracias a Dios.

«Testigo del Evangelio –recuerda el papa Francisco– es uno que ha encontrado a Jesucristo, que lo ha conocido, o mejor, se ha sentido conocido por Él, reconocido, respetado, amado, perdonado, y este encuentro le ha tocado en lo más profundo, le ha llenado de alegría nueva, un nuevo significado para la vida.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *