Pensando sobre la santidad en nuestros días

Agradecemos la colaboración de nuestro postulador general para las causas de los santos, reverendo padre Ambrosio Cots Dorca, C. R., quien nos invita a considerar una presentación hecha por el cardenal Angelo Amato, SDB, prefecto de la Congregación de las Causas de los Santos, sobre la labor de dicho dicasterio y el valor de la santidad en el pontificado del papa Francisco.

Las palabras pronunciadas por el cardenal Amato tuvieron lugar con ocasión de la inauguración del curso para los Postuladores de las Causas de los Santos iniciado en Roma el pasado 11 de enero.

«Hay hoy un deseo de comunión, de paz social, de unir las personas en el camino del bien y de la bondad. La celebración de los santos es una buena noticia para nuestro mundo. Es necesario conocer más a los santos. Hay un escaso conocimiento de los siervos de Dios. Hay indiferencia ante los santos. Hay que conocerlos y hacerlos conocer. Darlos a conocer. Los santos están vivos hoy, no son libros de biblioteca. Hay por ello una campaña de dar a conocer a los siervos de Dios en los quioscos, para la gente, en una colección de fascículos.

En el 2015 ha habido en la Iglesia 10 canonizaciones (2 fuera de Roma, uno de ellos un santo mallorquín, fray Junípero Serra). Es preciso dar a conocer a nuestros santos en nuestras iglesias, parroquias, boletines, etc. Se han canonizado a santos de todo el mundo, santos de Palestina, Jerusalén, los padres de santa Teresita del Niño Jesús, se ha proclamado Doctor de la Iglesia a san Gregorio, monje armenio, recordando el genocidio de los armenios donde murieron un millón y medio de armenios, y también cristianos.

Ha habido también 16 beatificaciones: Oscar Romero en El Salvador, mártires en Gerona, mártires cistercienses del norte de España, mártires capuchinos en Barcelona, etc. Para el papa Francisco la santidad se resume en la bondad. Los buenos son los santos de hoy en día. Por ello los santos son la presencia del bien en la Iglesia. Hay que buscar personas buenas que han vivido con heroísmo su fe.
Una virtud que hay que analizar en los santos es su fortaleza ante las pruebas y dificultades. Los santos son un dique al mal. Hoy hay una gran persecución a la iglesia. Por eso hay que ser fuertes en la tribulación».

Nota: En este Curso hay 93 participantes provenientes de 35 naciones. El objeto de su estudio será el proceso de la santidad en su vertiente etimológica, bíblica, patrística, teológica, histórica y jurídica. No olvidemos que la santidad es la vocación común a todo miembro de la iglesia. La santidad se manifiesta en palabras y obras. Es un camino de subida, búsqueda, maduración, de tender siempre hacia Dios. De imitar a Dios, Santo entre los santos. El santo mueve a otros. Santo es aquél que se da totalmente a Dios, el totalmente Santo. Lo acoge y da testimonio de Él en su vida.

Ambrosio Cots Dorca, C.R.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *