Nuevo rector de la basílica de Sant’Andrea della Valle (Roma)

Cuando muchos turistas que pasean por las calles de Roma se detienen en el corso Vittorio Emmanuele, buscando el antiguo estadio de Domiciano, cuyo trazado viene sugerido por la barroca piazza Navona, no pueden dejar de contemplar la majestuosidad de una de las grandes iglesias que se levantan sobre la que una vez fuera la Vía Papalis.

Allí, donde el corso Rinascimento hace guiños a los transeúntes y la piazza di Sant’Andrea della Valle anuncia que el peregrino puede hacer un alto y rezar, las puertas de la basílica de Sant’Andrea della Valle se abren de par en par para invitar a contemplar las joyas artísticas de un tiempo de gloria para la Iglesia post-tridentina.

Por eso, nos recuerda Mons. Agostino Vallini, cardenal vicario de la diócesis de Roma, que

«le Chiese storiche della Città di Roma, patrimonio incomparabile di arte e di fede, rappresentano soprattuto un valore pastorale che deve essere gelosamente custodito, perché sta sempre vivo ed operante nella vita della comunità cristiana della Diocesi di Roma».

Dada esta consideración, nos es grato comunicarles que con fecha 16 de septiembre de 2015, mediante el oportuno decreto firmado por el mismo cardenal Vallini, ha sido designado rector de la basílica de Sant’Andrea della Valle, el R. P. Carlos Gómez Ruiz, C. R., miembro de la provincia teatina de Nuestra Señora de Guadalupe y San Cayetano (México), quien se ha incorporado a nuestra Casa General de Sant’Andrea della Valle (Roma), con el objeto de proseguir sus estudios de Sagradas Escrituras, en la continuidad el ciclo del doctorado en la pertinente especialización, que se imparte en la Pontificia Universidad de Comillas (España).

Le deseamos al P. Carlos Gómez Ruiz, C.R., un fecundo ministerio en esta nueva misión, tanto como nos disponemos a acompañarlo en lo que sea menester. Recordemos, en esta perspectiva, que

«desde un principio, ha sido característica esencial de nuestra Orden, destacar en la vida litúrgica y en el celo de la Casa de Dios» (Const. CC.RR., art. 71),

haciéndonos en ello también imitadores de San Cayetano y Juan Pedro Carafa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *