Los teatinos de Brasil, una familia reunida en el nombre de Cristo

Reza el salmo 133 (132), 1:

«Ved qué hermosura y qué felicidad el que los hermanos vivan siempre unidos».

Este principio bíblico, hecho oración, va tomando cuerpo en nuestra vida teatina cuando podemos concretar la dimensión del encuentro fraterno. En ello se juega el ideal de Juan Pedro Carafa y san Cayetano, al soñar un grupo de sacerdotes viviendo en común y del común, reconociendo que no bastarían dos ni cuatro para vivir como buenos clérigos. (Cf. Carta de Juan Pedro Carafa a Juan Mateo Giberti, 1/12/1532, Enchiridion, 32.)

Siguiendo con este espíritu, que nutrió la vida de nuestros mayores, los teatinos de la provincia «Paulo VI», del Brasil, decidieron reunirse para celebrar la fiesta de nuestra fundación. De este modo, el padre João Marcos Boranelli, C. R., secretario provincial de los teatinos en Brasil, nos comentaba que el 14 de septiembre se llevó a cabo en Fartura, que viene reconocida como la casa histórica de la Provincia, un encuentro fraterno del que tomaron parte miembros de las casas teatinas de Avaré, Itaí, Taguaí y la misma de Fartura. Claro está, esta emblemática casa, que viera fluir inmensos oleajes de candidatos a la vida teatina, fungió de anfitriona, acogiendo a los demás hermanos en un saludable almuerzo.

Y así presbíteros, postulantes y aspirantes teatinos se dieron cita para compartir con generosidad el don de la amistad religiosa, tejida con los delicados hilos de la Cruz de nuestro Señor Jesucristo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *