Cargando.. por favor espere...

Actualidad

Invitación a la ordenación diaconal de los Hnos. Lucas Gobbo y Carlos García, CC.RR.

04 Ene 2019

Actualidad

Compartir desde:
Facebook

Twitter

Desde la activa y fervorosa Provincia Teatina del Brasil, denominada “Paulo VI”, nos llega la buena noticia de que próximamente – tal como se puede leer en el afiche que presentamos arriba – serán ordenados diáconos dos religiosos de votos solemnes que revisten en las filas de aquella Provincia sudamericana.

Los candidatos al diaconado son los Hnos. Lucas Gobbo y Carlos García, CC.RR., que vienen desempeñando distintas tareas en las comunidades de Guarulhos y Sorocaba, respectivamente.

Presentamos a continuación algunos datos biográficos de estos dos hermanos nuestros: Lucas Antonio Gobbo Cústodio nació en Taguaí, SP, Brasil, el 4 de abril de 1992 y estuvo vinculado desde muy temprana edad a los Teatinos.

Ingresó en el aspirantado teatino constituido en el Seminario Menor “San Pío X” de Fartura el 9 de febrero de 2008. Inició su noviciado el 10 de enero de 2014 y profesó por primera vez como religioso teatino el 10 de enero de 2015. El 24 de febrero de 2018 hizo su profesión solemne. Se graduó de Bachiller en Teología en la Facultad de de Teología de San Benito el 20 de diciembre de 2017.

Carlos Eduardo García Pedroso nació en Taquarituba, SP, Brasil,  el 30 de noviembre de 1991. Al igual que el Hno. Lucas, desde muy temprana edad se relacionó con los Teatinos, particularmente en la parroquia de su ciudad natal. El 9 de febrero de 2008 ingresó en el aspirantado teatino de Fartura, mientras que el 10 de enero de 2014 inició su noviciado. Hizo su primera profesión el 10 de enero de 2015 y su profesión solemne el 24 de febrero de 2018. Obtuvo el grado de Bachiller en Teología, dado por la Facultad de Teología de San Benito el 20 de diciembre de 2017.

Deseamos que estos hermanos nuestros puedan vivir el ministerio que se les confiará con el orden sagrado del diaconado el próximo 12 de enero de 2019, fuertemente arraigados en nuestro carisma y que se esfuercen por restaurar todas las cosas en Cristo como fieles predicadores de su Evangelio.