Carta del prepósito provincial de México con ocasión del Año de la Misericordia

Saludamos con aprecio a nuestros hermanos de la provincia teatina de Nuestra Señora de Guadalupe y San Cayetano, de México, al celebrarse la fiesta de su patrona este 12 de diciembre. Si ella, la Madre, está a su lado, acompañándoles no tendrán nada que temer. ¡A seguir caminando con esperanza!

México, D. F., 09 de diciembre 2015.
Inicio de Año de la Misericordia

Estimados padres Salvador Rodea, C. R., padre general, Marcelo Zubía, C. R., vicario general, Ambrosio Cots, C. R., Antonio Flores C. R., Comunidad de la curia general y Comunidad de la provincia de Italia. Padres, hermanos, hermanas y familia seglar teatina

Ayer Su Santidad el papa Francisco proclamó el inicio del Año de la Misericordia del 08 de diciembre del presente año al 20 de noviembre del 2016, y también nuestros hermanos padre Bernardo Garduño, C. R.; padre José Luis Gordo, C. R.; y padre Ángel Jaime, C. R., celebraron sus 40 años de ministerio sacerdotal, así como el padre Argimiro Sandín, C. R., celebró sus 55 años de ministerio sacerdotal, a quienes les acompañamos, para felicitarles y darle gracias a Dios por el don de su vocación sacerdotal.

Por otra parte, tomando en consideración, que Dios mediante, el próximo 30 de septiembre de 2016, conmemoraremos el V Centenario de la ordenación sacerdotal de san Cayetano, considero una buena oportunidad para tener presente a todos nuestros hermanos sacerdotes que han dejado una profunda huella entre nosotros en nuestro ser de teatinos, de una manera especial, quien recientemente ha partido a la casa del Padre, nuestro hermano el padre Luigi De Micco, C. R.; así mismo, les invito a perseverar en el don de nuestra vocación, como ministros de la misericordia de Dios, a ejemplo de nuestro fundador san Cayetano, que respondió a las necesidades históricas de su tiempo, atendiendo a los enfermos, fundó hospitales, ayudó a los necesitados mediante la fundación del Monte de Piedad por el año de 1539; y que gracias a su testimonio de vida y a su entrega generosa en su vocación sacerdotal, le valió que el Papa Pío XII lo nombrara “Apóstol del Amor Divino e insigne Campeón de la Misericordia”.

Que Dios nos conceda vivir el lema de este año «ser misericordiosos como nuestro Padre es misericordioso», tomando en cuenta la invitación de Su Santidad el papa Francisco:

«Hay momentos en los que de un modo mucho más intenso estamos llamados a tener la mirada fija en la misericordia para poder ser también nosotros mismos signo eficaz del obrar del Padre. Es por esto que he anunciado un Jubileo Extraordinario de la Misericordia como tiempo propicio para la Iglesia, para que haga más fuerte y eficaz el testimonio de los creyentes» (Misericordiae Vultus, 3).

Que la Virgen María interceda por nuestra Orden.

Fraternalmente.

P. Octavio García Sánchez, C.R.
Prepósito provincial
Provincia de Nuestra Señora de Guadalupe y San Cayetano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *