Breve relato acerca de la alegría que producen los logros de los hermanos

Hace algunos años que entre nosotros un rostro amable viene asomándose a nuestra cotidianidad teatina. Se trata del hno. Francisco Javier Delgado Delgado, C. R., miembro de la provincia teatina de la Inmaculada Concepción y San Alfonso María de Ligorio (España-Colombia).

Este joven hermano nuestro el día 24 de septiembre del 2015, bien temprano por la mañana, realizó su examen final de la licenciatura en Espiritualidad, en la Pontificia Universidad Gregoriana (Roma). Ya hacía algunos días que había entregado el texto de su tesina, consagrada a investigar y reflexionar sobre San Andrés Avelino, especialmente tomando como referencia el Tratado del temor y la esperanza, del que nuestro Santo fuera autor. Luego, el lunes 21 de septiembre, presentó el examen escrito, ciclo que se cerró ayer con el examen oral.

Es para todos nosotros una alegría inmensa y un motivo de orgullo, ya que en todas las instancias se desempeñó con tesón y esfuerzo, logrando los frutos anhelados.

Los vientos que agita el Espíritu impulsan al hno. Francisco Javier (familiarmente “Pacho”) a dirigirse hacia España, donde llevará adelante su vida teatina. Y será allí, donde el próximo 31 de octubre del 2015 recibirá el sacramento del Orden sagrado en el grado del Diaconado. Como en estos últimos días, también en esa ocasión nuestras oraciones y nuestro afecto lo acompañarán. ¡Bendito sea Dios en este hermano nuestro!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *